Afirman que La Bombonera “está sucia por magia negra brasileña”

Un astrologo asegura que hace falta una limpieza luego de trabajos que hicieron rivales de la Libertadores.   La magia histórica de la cancha del Xeneize parece que no es sólo a favor de Boca, sino que hubo "magia negra brasileña" que ensució al estadio y viene impidiendo desde hace años las consagraciones internacionales.   […]

Afirman que La Bombonera “está sucia por magia negra brasileña”

Un astrologo asegura que hace falta una limpieza luego de trabajos que hicieron rivales de la Libertadores.

 

La magia histórica de la cancha del Xeneize parece que no es sólo a favor de Boca, sino que hubo "magia negra brasileña" que ensució al estadio y viene impidiendo desde hace años las consagraciones internacionales.

 

"La Bombonera está sucia desde hace mucho tiempo. ¿Por qué sucia? Porque como a Boca le fue bien durante mucho tiempo, nos hicieron daño a través de la magia negra para tumbarnos", cuenta Giorgio Armas, astrólogo y tarotista que se contactó con Olé para advertir sobre lo que ocurre en el estadio xeneize.

 

"Los brasileños y colombianos son fuertes en estos temas de energía. En el campo de juego no pudieron haber hecho nada, pero sí en el vestuario, incluso sacrificado a algún animal. Es un equipo brasileño al que enfrentamos varias veces en instancias decisivas y hoy está en la final. Llevaron su gente a hacerlo y dejaron la maldad. Nos dejamos hacer daño en nuestra cancha y eso llevó a no ganar como había que hacerlo de local en los torneos internacionales", agrega el argentino que desde los seis años vive entre Perú y Chile.

 

La meta del especialista en rituales de limpieza y energía que es hincha de Boca "desde cuatro generaciones antes de nacer" es que la dirigencia del club lo escuche y le permita realizar una limpieza en la Bombonera.

 

"Me comprometo de forma gratuita a pernoctar en la Bombonera y limpiar bloque por bloque, cancha, plateas, arcos, área del técnico para que tome buenas decisiones... Hay que sacar la mala energía, porque no fue un solo ritual, sino varios de equipos brasileños y colombianos en el vestuario. Tendría que ir, quedarme tres días y trabajar con algunos rituales, incluso si se puede con los futbolistas, que juegan bien pero la pelota no entra".