Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

De las "1008" al mundo: la historia de "Chory" Endrinal, el jugador al que el Futsal le cambió la vida

Nestor Endrinal se ganó un lugar en el fútbol de salón comodorense, y supo dejar su huella fuera de la ciudad. Fue tres veces campeón Argentino con la Selección de Comodoro y campeón Panamericano con Casino Club en el 2007. Además defendió los colores de la Selección Argentina en los mundiales 2007 y 2011. Entra y conoce la historia.

 

Por Carlos Alvarez

 

La pelota fue su mejor pasatiempo durante su niñez en el sector 5 de las 1008. Y encontró en CIPA (Club Infantil Patagonia Argentina)  la llave que le abrió las puertas al futsal comodorense, algo que sin dudas marcó su vida. Supo ganarse el afecto y el cariño de muchos sumando amigos y medallas a nivel local y regional hasta que llegar el sueño de defender la camiseta de la Selección Argentina en dos mundiales.

 

Su amor por la redonda, su destreza y sacrificio lo llevaron también a consagrarse campeón Panamericano con Casino Club y ser campeón Argentino en tres oportunidades con la camiseta de Comodoro Rivadavia.  En su adolescencia supo gambetear los caminos de la vida que no lo llevarían a nada, y que varios de sus amigos tomaron.

 

Néstor Endrinal trae su apodo de chico como así también esa sonrisa pícara y contagiosa que lo identifica. "Chory" se lo puso Carlos "Manopla" Hernández y quedó para siempre. Hoy, pisando los 40, y defendiendo los colores de Saavedra en Veteranos, el jugador que vistió más de 15 camisetas en el Futsal repasó su historia con Pasta de Campeón.

 

El primero de la izquierda, arriba, Néstor Endrinal comenzaba a gambetear en CIPA. A su lado, el actual DT de CAI, Nicolás Segura.

 

Los inicios fueron en CIPA con Javier Chaura y de ahí pasó a cancha grande con la camiseta de Jorge Newbery donde jugó en las divisiones inferiores hasta que con un grupo de chicos de las 1008 se fueron a jugar en Tiro Federal.

 

Con casi 20 años volvió al "Lobo" de la mano de Osvaldo Santana, pero llegó el momento donde hubo que tomar un rumbo. "Me hicieron decidir entre Futsal y cancha grande", reconoce con una sonrisa.

 

Siente orgullo al hablar del equipo que lo marcó en categoría Juveniles por lo que significaba para él. "Comencé en Juveniles con un grupo de amigos y le pusimos de nombre Salamanca, que es el pueblo donde nació mi viejo en España", y luego dio el salto a Río Sur donde resalta haber jugado con Rigoberto Cárcamo, Horacio Sanzana, Gustavo Melian, y su primo Marcos Endrinal. "En mi primer torneo llegamos a la final frente a Portuguesito que era de Miguel (Schlebusch) y me volví a jugar en Juveniles con mi grupo de amigos", rememora.

 

De ahí en más su carrera fue en ascenso, y Miguel Schlebusch lo marcó de cerca y sin querer queriendo fue un maestro en su vida. Pasó por Distribuidora Alcom que luego se llamó Casino. "Tuve la primera convocatoria a la Selección de Comodoro de la mano de Coco Mendez siendo muy pibe. Jugamos el provincial y lo ganamos y de ahí fuimos al Argentino de Futsal que se jugó en Río Grande en el 2000", admite Endrinal y automáticamente afirma que "la primera edición de La Liga de Honor 2001 la ganamos, y fuimos subcampeones con la Selección en Trelew", subraya y agrega con una carcajada que también fue campeón con PECOM Pampa en el torneo petrolero, sumando un logro más.

 

La etapa con la camiseta de Casino Club fue una de las más exitosas.

 

LA CHANCE DE IRSE Y DE DEFENDER OTRA SELECCION

Su juego y despliegue hicieron que al jugar torneos lejos de casa lo vean otros ojos, y llegó una propuesta que dejo pasar. Pero no por ser joven, fue por convicción y el tiempo le dio la razón. "Tuve la posibilidad 2002 de irme a Costa Rica, y a Italia igual, pero no me fui. En Costa Rica me pedían que juegue en su Selección y yo no quería. Yo quería jugar con la camiseta Argentina. Yo era chico, pero no quise porque quería llegar a la Selección Argentina", confesó.

 

Cuando agarra la Selección mayor Miguel Schlebusch tuvo la posibilidad  de viajar varias veces a Colombia, y estuvo en dos mundiales. Jugó el Mundial 2007 y 2011, algo que está en el orgullo de él y sus amigos más cercanos con los que se crío en el sector 5 de las 1008. "A mí el Futsal me sacó de cosas malas que veía en el barrio, me llevó a conocer mucha gente y también hice muchos amigos por todo el país, y afuera igual. Rescato eso y la amistad. Gracias al Futsal soy la persona que soy, sino hubiese jugado no sé donde estaría. Me crié en un barrio donde había muchas oportunidades para seguir por el mal camino. El Futsal me abrió la cabeza", explicó Endrinal.

 

Jugó en el playón del barrio y también en grandes estadios. Siempre fiel a su estilo, y sin achicarse. Ya más alejado del futsal reconoce esos momentos, y se le llena el corazón de orgullo al hablar de su paso. "Siempre quise jugar al fútbol, llegar a una Selección de Comodoro era re groso, jugar en un gimnasio lleno fue muy groso para mí. Yo soy re comodorense, re chubutense pero sobre todo milochero y representarlos a ellos a mis amigos saliendo campeón panamericano y con Casino y Selección Argentina para mí fue mucho, solo me faltó salir campeón con la Selección Argentina que hubiese sido tocar la gloria para mí, pero me doy por hecho", sentenció.

 

El "Chory" conserva muchas medallas, y casacas de su etapa en la Selección Argentina, que para él fue tocar el cielo con las manos aunque confiesa que faltó algo. "El recorrido en la Selección Argentina fue algo maravilloso. Creo que es la meta de todo jugador, vestir la camiseta. Tuve la suerte de hacer giras, de jugar dos mundiales, y un pre mundial. El técnico campeón del mundo Ariel Avedutto me dijo una vez: 'los que pasan por la selección van a ser jugadores de selección argentina toda la vida', y me quedó re grabado. Hablé con él cuando fui a jugar un Nacional y me quiso convencer para jugar pero ya tenía otro proyecto. Yo me había retirado en el 2011 contra Rusia. Nosotros somos muy amateurs acá, y te lleva mucho tiempo en los entrenamientos para estar a ese nivel", afirmó.

 

Ríe cuando asegura que esas camisetas que hoy conserva les pasó algo, como que algo las achico y no entran para una sesión de fotos en la actualidad. "Me quedó pendiente ganar algo con la Selección Argentina. Estuvimos cerca en el 2007 frente a Paraguay, y en el 2011 con Colombia estaba armado el circo para ellos. Nos echaron cinco jugadores y perdimos 3-2 en semifinales", resaltó.

 

    

La gloria. Defender la celeste y blanca en dos mundiales. 

 

TENER MENTALIDAD PROFESIONAL

Tuvo muchos entrenadores a lo largo de su carrera deportiva, y siempre algo le dejaron, pero al hablar de Miguel Schlebush se nota el respeto y admiración que le tiene. "Miguel fue el impulsor. Antes se jugaba a lo que te venía, como en el barrio y él me enseño muchas cosas de fútbol de salón y me llevo a jugar cosas importantes. Es el técnico que nos formó y siempre lo voy a respetar y tener presente. Nos llevó a tener mentalidad de profesional, y creo que dio su fruto", aseguró.

 

"Camisetas tengo todas las de la Selección Argentina, pero de Comodoro nada. Regale mucho, y quería que cada amigo tenga un souvenir. Solo de la Selección y porque tengo un hijo, Lorenzo, y quiero que el día de mañana pueda ver eso y se lo voy a dejar a él. Tengo una de Jairo Pinilla que para mí es un groso, medallas tengo muchas pero me faltó la más importante", admite una vez más en el cierre de la nota dejando esa frase flotando en el aire.

 

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR: