El dolor de una profesión ingrata: insultos, escupidas, orina y tierra para Ibarnegaray

Este miércoles, el árbitro Nicolás Ibarnegaray, quien debutó como juez principal en el profesionalismo dialogó con PDC y contó sus sensaciones sobre este debut soñado. Sin embargo, también explicó lo ingrata que a veces puede ser la profesión.

Publicado el miércoles 27 de abril de 2022
El dolor de una profesión ingrata: insultos, escupidas, orina y tierra para Ibarnegaray

Nicolás Ibarnegaray, el último fin de semana debutó como árbitro principal en el profesionalismo. Fue en el partido entre Cipolletti y Villa Mitre de Bahía Blanca. Este miércoles, el juez dialogó con PDC y contó sus sensaciones sobre este debut soñado. Sin embargo, también explicó lo ingrata que a veces puede ser la profesión.

En sus declaraciones contó que cerró sus redes sociales por las críticas que recibía, y en ese sentido, aseguró que muchas veces, algunos comentarios “psicológicamente te hacen un daño gigante”. 

“Las cerré porque por ahí prefería evitar eso, porque por ahí uno absorbe todo eso y después lo canaliza a través de enfermedades”, dijo, y ante la consulta sobre si alguna vez le pasó de que las críticas le hicieran mal, sostuvo: “Un montón de veces tuve ganas de tirar todo por la borda, pero uno tiene el apoyo de sus amigos, compañeros de trabajo, familia, que te dicen ‘metele’, y uno toma decisiones para minimizar esos juzgamientos que recibe, que a veces duelen, principalmente cuando es contra la familia y mi otra profesión, o cuando son los propios colegas o periodistas que a veces son ásperos”. 

En ese sentido, Ibarnegaray, aseguró que “hay que tratar de no rodearse con esa gente” que crítica con mala intención, “porque en vez de sumar al fútbol restan”. 

“Es lamentable. También conozco muchos periodistas que son muy caritativos y trato de ayudarlos, y al que no trato de ignorarlo, porque te hace mal, te hace daño y no solo a mi. Cuando le pasa algo a mis compañeros también me pone mal porque sabés lo que se siente”, indicó.

En ese sentido, el árbitro contó que muchas veces la pasó mal dentro de un campo de juego y recordó dos situaciones en particular. “Me pasó salir en patrullero del campo de juego por haber cobrado un penal que perdió el local. Después cuando te escupen, te tiran meada, te tiran tierra”, indicó, pero advirtió: “No lo vivo yo solo, lo viven todos mis compañeros, y ahí es cuando te replanteas si seguís o no seguís”, sentenció.

Sin embargo, más allá de estos duros momentos, Ibarnegaray asegura que se queda con lo bueno, las experiencias lindas de una profesión que eligió de chico y hoy tiene la suerte de comenzar a desarrollar como profesional. 

 

Hotel Comodoro