Otros deportes

Hugo Conte: “Fue un éxito todo lo vivido en Comodoro”

El histórico exjugador de la Selección argentina de Vóleibol, ganador de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, pasó por Comodoro Rivadavia para disertar en la Expo Deportes 2022 junto al periodista deportivo José Montesano, relatando su vivencia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email

Hugo Conte fue una de las grandes personalidades que pisó por primera vez suelo comodorense. El exjugador de 59 años, considerado uno de los 25 mejores de la historia del vóley mundial, y el mejor de la historia argentina, señaló que “la Expo Deportes fue un éxito, el recibimiento de la gente y lo que se vivió con cada uno de los referentes, realmente la pasamos muy bien. Felicito al Ente Comodoro Deportes y a la Municipalidad por reunir un montón de gente del deporte, de diferentes ámbitos. Está muy bueno porque da un enfoque diferente a la actividad y ayuda muchísimo a la difusión, a que lo conozcan los más chicos y sepan que hay un camino muy lindo para ir formando su persona”.

Sobre el crecimiento exponencial del vóley en Argentina, Hugo Conte indicó: “lo vivo con mucha alegría, desde adentro, tratando de sumar desde donde se pueda. El vóley es un deporte muy lindo, pero ante todo que los jóvenes hagan cualquier deporte, eso es lo importante. El boom tras la medalla de bronce en Tokio 2020 dio un empujón enorme para que la gente pueda conocer y los más chicos pueda ver un espejo a donde quieran llegar, por eso los resultados así son importantes para un deporte como el nuestro”.

En ese marco, sostuvo que “las selecciones argentinas han logrado cosas muy buenas durante mucho tiempo; la Liga Nacional lleva más de 20 años y se está trabajando mucho por este crecimiento. Quizás años atrás no se estaba a altura a nivel dirigencial para que esto pueda suceder y para profesionalizar el deporte, pero hoy en día hay un montón de jugadores federados y ojalá se pueda seguir creciendo”.

Tras su experiencia en los últimos Juegos Olímpicos, trabajando como comentarista de José Montesano en TyC Sports, Conte expresó: “Lo vivido en Tokio fue algo muy fuerte. Desde lo profesional junto a José, con quien trabajamos hace ya 10 años, estando solos en ese estadio vacío -por la situación del covid- y nosotros dos gritando y haciendo dar vuelta a los suplentes de los equipos rivales para pedirnos silencio -risas-, fue algo espectacular. Una sensación muy linda poder acompañar al plantel argentino que al escuchar nuestras voces, sabían que era nuestra forma de brindarles apoyo”.

Desde lo deportivo, como referente y exjugador, señaló: “fue una alegría que Argentina se haya vuelto a subir al podio, que el vóley haya podido dar este zarpazo de ganar una medalla olímpica. Todo esto se valora con el paso del tiempo, cómo pasó en Seúl 1988. Después tuvimos la chance en Sídney 2000 pero nos quedamos en la puerta, por eso hoy se valora tanto haber obtenido ese logro”.

En cuanto a lo personal, Hugo se sinceró y destacó la emoción al ver a Facundo Conte levantando la presea de bronce. “Ahí estaba el ingrediente más fuerte para mí, ya que estaba jugando mi hijo. Era una mezcla de orgullo e historia, yo lo veía jugando de chico con mi medalla y que pueda tenerla él, fue una emoción muy fuerte y estoy agradecido de que haya podido vivir ese momento. Para mí es un orgullo que le digan “el Heredero”, quizás para él fue una mochila grosa, pero es muy inteligente y sabe que Montesano encontró en ese apodo su personalidad, su carácter, su forma de juego”, destacó.

“Al principio le fue difícil en sus comienzos, hasta llegó a dejar de jugar a los 14 años por la presión que le ponía la gente. Con mi señora Sonia Escher -que también jugó varios años en la Selección-, tratábamos de que se divierta con el deporte y que sea feliz practicándolo, dejando de lado cualquier resultado. Por eso cuando lo vi en Tokio llegar a ese podio, fue un suspiro y un orgullo enorme para todos”, sentenció Hugo Conte.

 

Historias PDC

A dos toques