Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

La natación artística, una disciplina con desembarco de Selección

El viento, el agua y la tierra, tres elementos de la naturaleza, aquella que quienes desarrollan las técnicas de lo que se llamaba nado sincronizado tiene a una ex atleta de la selección argentina en la Patagonia que trata de colocar la piedra fundacional con ganas, garra y una lucha constante de una deportista con ADN amateur con alma de medalla dorada.

 

por Franco Córdoba

Florencia Arce, es la ex integrante del seleccionado nacional de Nado Sincronizado, aquella que a los 4 años se “tiró” a una pileta en el club Instituto de Córdoba y que hoy, tras 5 años de negarse a sumergirse, decidió hacerlo con un grupo de niñas en Rada Tilly en la muestra final del natatorio Eternia.

“Me costó volver al nado, estaba negada, enseñar este deporte es mi pasión y tenía vida de nómade por el trabajo de mi marido. Abrí una escuela y a los seis meses me tuve que ir, sentía que dejaba plantada a las nenas”, indicó la ex deportista en diálogo con PDC tras disfrutar junto a las niñas en una excibición individual y luego grupal.

 

 

“Nunca me desligué, hay mucha entrega y es pasional, es muy amateur. Se ve que el tiempo que deje de dar me hizo extrañar y no dude cuando me dijeron que podía hacerlo y más en un lugar donde no existía este deporte", manifestó la joven cordobesa.

 

 

El lugar, el natatorio Eternia, el padre de un amigo de su marido se enteró que ella estaba sin trabajo y en un segundo la maquinaria llamada ilusión y trabajo hicieron que le vuelva a fluir la adrenalina como a los 15 años donde ya entrenaba a diferentes personas en la pileta de Instituto.

 

 

El grupo formado por Arce que cerró su año en una muestra de Natación artística.

 

"Le conté a la dueña del natatorio que si bien era profesora de natación, mi pasión era el nado sincronizado. Propusimos la actividad en marzo y en abril arrancaron diez niñas y quedaron ocho, este es un deporte que filtra mucho por la cantidad de horas que hay que brindarle", remarcó Arce por el lindo grupo de niñas que se incorporaron y que descubren a diario el nado sincronizado, hoy llamada natación artística.

 

"Busco que las chicas disfruten, no como sucedía en algunas ocasiones donde padres le traspasaban sus frustraciones. No me interesa que haya más de 20 niñas, que no sea una imposición y que si disfruten lo que hacen y lo puedan transmitir", agregó la hoy profesora y madre de Ciro.

 

 

 

 

La aceptación del cuerpo y el valor por su respeto al biotipo:

 

La ex deportista cordobesa reconoce que no todas las niñas que practican la natación artística cuentan con el mismo cuerpo. Sin embargo, remarca que nada de eso es “impedimento para desarrollarse en el deporte”.

 

 

Arce antes de las competencias.

 

"Hay algunas chicas que tienen mayor altura, hay que buscar la morfología ideal y con el mismo ejercicio se adquiere la técnica. En mi caso yo era más alta y larga, pero acá lo importante es que no se comparen entre compañeras y se acepten como son”, reconoció.

 

Un deporte amateur ciento por ciento:

 

Arce sabe que en Argentina las posibilidades por desarrollar una disciplina que enmarca las ganas, la actitud y el deseo para son del espíritu amateur, el deporte de base.

 

"Comenzamos a usar bidones de agua, ya que en pileta cambias la noción de la ubicación. En el caso de las chicas pensé que iba a llevar más tiempo, sin embargo clase a clase tengo que enseñar cosas nueva porque para la edad que tienen (8 y 9 años) tienen una gran capacidad", admitió.

 

"Otros de los elementos que se utilizan son los parlante acuáticos. Este elemento se podrá comprar cuando se agrande el grupo de chicas, pero también beneficia no tenerlo en la pileta, No siempre es bueno tener las cosas a la mano, te da crecimiento, estás más preparada y desarrollas los sentidos de otra forma pero te enseña que en la vida a veces no podes contar con todo", agregó.

 

 

 

 

Hoy con 31 años, la ex atleta cordobesa valora el amor por el deporte y también el encontrar un lugar donde los niños puedan compartir instantes junto al deporte, porque eso le reconoce a su grupo de alumnas en un ámbito de recreación y sin competencias, con la ayuda de los padres. .

 

"A mí a los 4 años aprendí a nadar, a mis seis mi papá coordinaba la pileta en Instituto y a los 14 daba clases. Jamás nadie me impuso nada y si bien compartimos la actividad con mi hermana, ella dejó, yo continué disfrutando de esta hermosa disciplina que lleva mucha dedicación. Yo vivía en tres lugares y a la vez en ninguno", indicó hoy la integrante del equipo “albiceleste” que culminó segunda en el Sudamericano 2012 de Belén, Brasil, un logro histórico para la Argentina.

 

 

La selección argentina, medalla de plata en el Sudamericano 2012.

 

 

"Llegamos a lo máximo como equipo, le ganamos a Colombia y siempre éramos bronce, detrás de Brasil. Arrancamos y después vencimos a Venezuela. Fue como tocar el cielo con las manos", rememoró.

 

"Estuvimos muy cerca de los locales, pero acá hay que entender que son décadas de trabajo porque es un deporte complicado y cuando me retiré tomé el valor de lo que alcanzamos, la gloria, es por eso que creo que fue el mejor momento como equipo", indicó.

 

 

 

La familia:


Florencia comenzó con la enseñanza del deporte que ama luego de acompañar a su compañero de vida, el futbolista Ricardo Chavarri, aquel que jugara en inferiores de River, CAI, Instituto, Almirante Brown, Grecia y que acaba de retornar a Jorge Newbery, pero además del pequeño Ciro, fruto del amor.

 

"Acompañé a Ricky por Puerto Madryn, Ecuador, Misiones, Río Negro, Buenos Aires con mi hijo de un año, Córdoba, Bahía Blanca, Grecia y ahora estamos afincados en Comodoro", cuenta la cordobesa con su acento como marca registrada y que a pesar del tiempo que dejó su ciudad natal no se borra.

 

Ciro, Florenciia y Ricardo , la familia unida.

 

Respecto a su chance de trabajar como profe, Arce remarca lo duro que fue dejar a su pequeño hijo, aunque fue importante para ambos, como para la familia, en el crecimiento.

 

"Se disfruta de otro lado, porque salís de tu casa y eso te potencia,. Si bien nunca dejas de ser mamá o mujer, pero es bueno para todos, pues supimos reestructurar a la familia. Es sino un beneficio", cerró

 

El agua, el mar, el viento, la familia y el deporte se unieron entre Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, donde una piedra fundacional de la natación artística crece día a día con pasión y el calor de las niñas que acompañan a Arce en esta disciplina.

 

 

Video: Verónica Habib- Eternia

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR:

Post a Comment