A dos toques

Lisandro Martínez palpitó el duelo clave ante Polonia: “El grupo está más fortalecido”

El defensor del seleccionado argentino Lisandro Martínez destacó en conferencia que el grupo “está más fortalecido y más preparado” de cara al partido de mañana contra Polonia por la tercera y última fecha del Grupo C del Mundial de Qatar 2022.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email

El jugador de Manchester United fue el elegido para acompañar a Lionel Scaloni en la conferencia de prensa en el Centro de Medios de Doha y se refirió al “duro” encuentro que afrontarán mañana ante el líder de la zona.

“Polonia es un rival muy duro. Tiene una defensa sólida y jugadores importantes como (Robert) Lewandowski. Debemos estar concentrados todo el partido y atentos al contraataque”, avisó el entrerriano nacido en Gualeguay.

Pese a su juventud, el zaguero bajó un mensaje claro y reconoció que después de la derrota contra Arabia Saudita se produjo un cambio que ayudó al equipo para conseguir la victoria del sábado contra México (2-0).

“En la derrota se aprende más y ahora el grupo está más fortalecido y más preparado. Eso, a veces, es lo bueno de la derrota”, apreció.

El ex Newell’s y Defensa y Justicia remarcó que los partidos del Mundial se definen “por detalles” como el gol de Lionel Messi que abrió el triunfo contra México y aceptó que el equipo “puede dar muchísimo más”.

“Todavía no llegamos a lo que hemos hecho en la Copa América o en la Finalissima (ante Italia) pero tenemos que seguir de esta forma. Ya vamos a demostrar el juego que nos caracterizó. La clave será la tranquilidad”, consideró.

El defensor, de 24 años, valoró el apoyo que reciben de los hinchas argentinos y destacó que existe un “amor mutuo” que se siente tanto adentro como afuera de la cancha.

“Lo que mostramos no lo hacemos para las cámaras. Somos apasionados. Y con la gente hay un amor mutuo que aprovechamos, disfrutamos día a día y usamos de motivación”, sostuvo “Licha”.

 

 

 

Historias PDC

A dos toques