Matías Cárcamo toca el cielo con las manos: bicampeón con el "Fla" y convocado a la Selección Argentina por primera vez

El comodorense Matías Cárcamo se consagró campeón de fútbol de Salón con Flamengo en la Copa Franca Austral disputada en Puerto Madryn, y fue convocado por Corvalán para la Selección Argentina por primera vez con 25 años.

Publicado el domingo 5 de diciembre de 2021
Matías Cárcamo toca el cielo con las manos: bicampeón con el "Fla" y convocado a la Selección Argentina por primera vez

Por Carlos Alvarez

A los 6 años se cruzaba a la plaza del barrio Quirno Costa para jugar a la pelota con amigos, y ahí comenzó todo. Ocho años más tarde se dio cuenta qué era lo que quería hacer y se mentalizó. Matías Cárcamo soñó a los 14 años jugar al Fútbol de Salón y defender algún día la camiseta de la Selección Argentina.

Obviamente de soñar a concretarlo hay un camino recorrido en el medio. Matías tiene 25 años y fue convocado por Armando Corvalán para disputar una serie de amistosos frente a Brasil - nada más y nada menos - a mediados de mes, luego de consagrarse campeón en Puerto Madryn con Flamengo, el club que lo vio crecer.

De chico admiraba a su papá Pablo, que jugó en La Cigarra e integró la Selección de Comodoro compartiendo equipo con Aníbal Núñez y Nestor Endrinal, y tuvo el privilegio de compartir cancha con su papá y hasta salir campeón en una División de Honor en Rosario en el 2019.

En una charla con PDC, Matías Cárcamo habló de sus comienzos, de sus entrenadores que lo marcaron, del certamen ganado en Puerto Madryn donde fue destacado como el "jugador del torneo" y de los sueños de Selección.

"Yo vivo muy cerca de la plaza del Quirno Costa y tengo a mis amigos de la cuadra de mi edad. Nos íbamos a la plaza a patear, a los 6 años ya me iba solito a la plaza. De la nada apareció un chico que nunca más lo pude ubicar, Julián se llamaba. Llego un día y dijo: chicos yo tengo un equipo, quieren que lo entrene? llegó con una bolsa de pelotas, y ahí empezamos. Re contentos estábamos nosotros", recordó Matías Cárcamo sobre sus comienzos con la pelota.

A su vez, asegura que hubo una persona que lo incentivó a jugar pero que nunca más lo vio porque lo empezó a entrenar y luego se fue a trabajar al petróleo y solo se acuerda el nombre. "Después con mi primo, Andrés Cárcamo que también está en Flamengo nos llevó a otro equipo. Estaban Ale Soto, el 5 era 'Pingui' Almonacid, 'Patito' Díaz. Había varios de los chicos que son parte de la historia de Flamengo, y un día se me acerca Pineo y me ofreció sumarme al Fla con 8 años. El chico que apareció en la plaza y me había llevado no apareció más, empezó a trabajar en el petróleo y nunca más supe nada de él", acotó.

Con 25 años afirma que hace casi una década se dio cuenta que el fútbol de salón era todo para él. Iba a entrenar sin faltar, y no se perdía los partidos que se jugaban en el Municipal 1 por la División de Honor.

"Siempre me acuerdo del momento cuando mi cabeza hizo click. Con 14 años yo sabía que quería el Futsal de lleno. La categoría 94 era un equipazo, yo soy 96, pero me gustaba como jugaban ellos, yo quería estar con ellos. Iba a entrenar, por ahí no me invitaban, pero yo iba. Yo era cadete y ellos juveniles hasta que me sumaron, y me puse bien físicamente. Se vino un Nacional en Rosario en el 2003 y ahí conocí el Futsal Nacional y me encantó. Lo jugué dando ventaja, ya estaba "Ñono" de DT, y cuando volví hinchaba para que me sumen a Primera. En esa época estaba Matias Rima (campeón del mundo con la Selección Argentina) en el equipo. Yo iba, no sumaba minutos, pero me encantaba estar", recuerda con alegría.

Matías Cárcamo fue el mejor jugador del torneo Copa Franca Austral y alzó la copa de campeón (Foto: Carlos Alvaez - PDC)

LA INFLUENCIA DE LOS ENTRENADORES

Para crecer en todo aspecto de la vida hay que saber escuchar, y a Matías se le cruzó en el camino el DT más influyente del fútbol de salón comodorense que llegó a dirigir la Selección Argentina.

"Fuimos a jugar una Copa de Oro en Esquel, y agarra de técnico Miguel Schclebusch. El tomó la decisión de llevarme porque yo venía entrenando siempre. Salimos 4tos pero fue una experiencia hermosa. Con Miguel aprendí muchísimo, me enseñó a mirar y jugar de otra manera al Futsal. Con él jugué mi primera final contra Tiburón y la perdimos. Tenía 18 años recién, y al año siguiente me fui a Tiburón porque había muchos amigos, y que son históricos del Futsal comodorense. Aprendí a ser más aguerrido, luego llegó Marcelo Ramos y me puso de capitán, viajamos a Mendoza a jugar División de Honor que la perdimos contra Estudiantil Porteño en el final, jugamos un Sudamericano en Comodoro hasta que mi viejo me pidió que vuelva a Flamengo", relata sentado en el banco de la plaza San Martín con las manos entrecruzadas.

En la plaza del Perito Moreno pasan caminando nenes agarrados de la mano de su padre, y Matías recuerda el momento en que su papá le pidió que vuelva a Flamengo, para jugar juntos porque se venía su retiro. "Era su último torneo y reaccioné. Quién no va a querer jugar un torneo con su papá? Volví a Flamengo, y a nivel local no jugué muy bien pero viajamos a Rosario donde ganamos el torneo de División de Honor antes de la pandemia en 2019", apuntó.

LA CHANCE DE IRSE A JUGAR AFUERA Y EL AMOR DE LOS HIJOS

"Cuando jugamos en Rosario salí mejor jugador, me ofrecieron ir a jugar a Quique Oropel, quien se dedica a manejar jugadores y los lleva a Italia o en Futsal AFA. Me ofrecieron irme a Newell's donde me ofrecían plata, casa y comida pero me tenía que ir solo. No acepté porque no podría estar sin mis nenes, son muy chiquitos ellos. Mi pareja en ese momento me decía que vaya, que era una buena oportunidad, que ella iba a estar bien con los nenes, pero no agarré", recordó Matías quien habla rodeado de sus hijos con la camiseta de Flamengo.

Con 25 años trabaja en la empresa Urbana, y sigue con el mismo pensamiento. "En la actualidad creo que tampoco me iría a jugar afuera por mis hijos. No quiero perderme el crecimiento de ellos, llevarlos al jardín, ir a buscarlos, llevarlos a entrenar y esas cosas no tienen precio", subrayó.

 

Matías posa con la Copa Franca Austral junto a sus hijos Thian y Jonas. (Foto: Carlos Alvarez - PDC) 

SUEÑOS DE SELECCION

Matías Cárcamo defendió la camiseta de la Selección de Comodoro, pero luego de su gran participación en Puerto Madryn tuvo la posibilidad de charlar con el DT de la Selección Argentina, Armando Corvalán, quien le confirmó con un poco de suspenso que estaba en la lista de convocados, y cumplirá un sueño.

"En Puerto Madryn pude hablar con el DT de la Selección. Llegó para los cruces, vio el partido de octavos que ganamos de pedo 8-7 y me dijo que había jugado bien, y que después hablábamos. Me quedé pensando en el banco de suplentes y le dije si quería que habláramos ahí, pero me dijo que descanse y al otro día charlábamos. Me quedé pensando si me convocaba o si era para corregir algunas cosas. En las semifinales lo volví a ver, y me llamó con Ale Soto. Me dijo que había una lista de 25 jugadores, y nada. Después jugamos la final nosotros y cuando terminó se acercó de nuevo hasta donde estaba, me felicitó, me dijo que había hecho un terrible partido y me confirmó que el 11 de diciembre nos veíamos en Buenos Aires", comentó con mucho orgulloso el comodorense.

En la actualidad es normal que te agreguen a grupos de whatsapp que uno silencia en la mayoría de las veces, pero no todos los días te agregan a uno que se llama "Selección Argentina de Futsal". A Matías Cárcamo lo agregaron, y se ríe al recordarlo. "Primero me confirmó el DT y luego nos agregaron con Ale Soto. Está Matías Rima también, y somos tres los de Comodoro. Ahora se vienen amistosos con la Selección Argentina. Vamos a viajar a Buenos Aires para entrenar una semana y luego jugaremos dos amistosos con Brasil. Ya el año que viene se manejará con este grupo de jugadores y vamos a ir dejar todo en esta oportunidad", sentenció Cárcamo.