Máximo, el pequeño jugador de Rugby que venció la adversidad y fue elegido escolta de bandera

Máximo tiene 11 años y un cuadro de discapacidad intelectual que lo ha llevado a vencer diferentes obstáculos. Sin embargo, el pequeño que juega en la M11 de Comodoro Rugby todo lo puede, y fue elegido como escolta de bandera en la Escuela 44 de Kilómetro 11. ¡Felicitaciones!

Publicado el jueves 16 de diciembre de 2021
Máximo, el pequeño jugador de Rugby que venció la adversidad y fue elegido escolta de bandera

Desde los años juega al rugby. Sin embargo, mucho antes Máximo comenzó a jugar su propio partido. El pequeño M11 de Comodoro Rugby Club tiene un cuadro de discapacidad intelectual, que en un principio fue difícil de diagnosticar. A su mamá le dijeron que podría llegar a tener una parálisis cerebral, hipoacusia y autismo. Sin embargo, nada de eso fue cierto, y en el Instituto Fleni, detectaron que en realidad había sufrido un Shut down, posiblemente por el estrés que le ocasionaron diferentes estudios invasivos a los que tuvo que someterse cuando era solo un bebé de seis meses. 

Desde entonces, Máximo cada día juega su propio partido para avanzar en su desarrollo. Es que por su cuadro, le cuesta sociabilizar y es defensivo táctil; es decir que le cuesta que lo acaricien o le corten pelo u otras actividades cotidianas que le repercuten en su sistema inmunológico y su sistema nervioso. 

Máximo está ganando su partido. No solo disfruta del rugby, sino también del aula en la Escuela 44 de Kilómetro 11, donde las autoridades lo eligieron como escolta de bandera, por su destacada participación en el aula, su compañerismo y su esfuerzo.

Nadia Lamas, su madre, está feliz y orgullosa de este reconocimiento, pero también muy agradecida de todos los que acompañan a su hijo, tanto la escuela, como el club, donde encontraron uno de los principales pilares de contención del pequeño. “Es un club excepcional que nosotros amamos”, dice Nadia. “Lo damos todo, de hecho mi marido es profe de ahí. Es un nene más, lo quieren todos en el club, juega, ingresa. En el club la inclusión es todo. Hay nenes con autismo, con discapacidades severas, pero cada uno tiene su tiempito para disfrutar del deporte. Así que estamos super agradecidos, como también con la escuela, porque había ingresado a otros colegio pero cuando lo vieron y fue con el acompañante hombre nos pusieron un montón de peros. Eso nos dolió un montón y no nos quedó otra que buscar una escuela pública y en la Escuela 44 le dieron todo el amor del mundo. Las seños son lo más, él no falta al colegio nunca, y nos sentimos muy acompañados, porque una escuela pública, tan chiquita, que nos haya cobijado es re importante", dice, demostrando lo importante que es la contención en un aula y en el deporte. 

Este jueves, a las 11, Máximo junto a sus compañeros tomará posesión del cargo, seguramente para él un tanto más que importante en este partido que le toca jugar. Felicitaciones campeón.

Lee su historia completa 

Hotel Comodoro