A dos toques

“Se está desatando el infierno”: Un periodista alemán quedó en el medio de los festejos y “sufrió” a los hinchas argentinos

El hombre fue enviado al país para cubrir la celebración argentina en Buenos Aires y todo se fue de las manos. “Están haciendo olvidar la crisis”, indicó.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email

Descontrol total. Un periodista alemán fue enviado como corresponsal de la televisión de su país a Buenos Aires para cubrir los festejos de argentina tras la obtención de la Copa del Mundo. Y para él, el trabajo se convirtió en algo de alto riesgo.

Matthias Ebbert estaba realizando la cobertura en vivo desde el Obelisco y en un momento todo se descontroló con los hinchas que estaban en el lugar. Sin embargo, mostró su lado profesional ya que nunca dejó de transmitir.

“Acá se está desatando el infierno, desde las 3/4 de la mañana que todos esperando al equipo acá en El Obelisco. Están cantando su canción del Mundial (-y se escucha el “muchaaachos, ahora nos volvimos a ilusionar..”. Y nos burlan. Hay mucha euforia, un orgullo enorme. Le quieren mostrar a Alemania claramente que ahora son ellos lo que ganaron”, inició.

Éxtasis total aquí en Argentina, Buenos Aires, justo después del pitido final, se desató el infierno. Acaba de pasar un coche de policía… ¡Todos se están volviendo locos! Messi es ahora, al igual que Maradona, ¡un superhéroe!”, agregó el notero alemán, en plena 9 de Julio explotada de gente. A pesar de la espuma, los argentinos que lo agarraban y no paraban de meterse en cámara, el tipo siguió nomás.

Está haciendo olvidar la crisis de Argentina. La crisis económica, todos los problemas, la inflación… ¡Ahora toca celebrar! Y debería ser una mega celebración. Y por eso Buenos Aires está en estado de emergencia. Nadie sabe cómo despertarán aquí mañana tiró para cerrar. Hermoso.

“Son el equipo del momento, lo saben. Y el orgullo después de 36 años les sale del alma. Y por eso este ambiente y esta movida acá. Es difícil seguir acá haciendo esto, se complica seguir trabajando acá. No hay nada más que pueda hacer ahora excepto esperar acá”, cerró.

Historias PDC

A dos toques