A dos toques

Todos fuimos el “Kun” Aguero: “tomé mucho y estaba sin comer”

El ex jugador habló sobre lo ocurrido dentro del vestuario de la Selección Argentina en pleno festejo mundialista en Qatar, y confesó que Messi le pidió una pausa con el alcohol, pero éste no hizo caso.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email

El Kun habló de la celebración del plantel en su cuenta de Twitch y contó intimidades del festejo con Leo. “Alcé al mejor del mundo. Eso sí, me dolía mucho la espalda. Cuando lo subí dije: ‘Mierda. Pesa’. Encima sonaba Muchachos y yo movía los hombros para que el saltara, pero me empezaron a agarrar unas puntadas en la espalda”, contó sobre el momento en que levantó al Diez en hombros luego de la ceremonia de premiación y agregó: “En un momento no podía más. No podía dar la vuelta ni en pedo. Si daba la vuelta, iba a terminar en un hospital. Él se dio cuenta porque lo miré, cruzamos miradas. ‘Todo bien, sos campeón del mundo, pero me duele la espalda’. Y ahí se bajó. Andaba arrodillado después”.

Además, confesó que se excedió con el alcohol: “Tomé mucho, pero estaba sin comer, por eso me pegó. Eramos campeones del mundo. Si me pasaba algo que sea ahí en Qatar. En un momento, Leo se enojó y me dijo ‘pará’. ¿Cómo pará? Somos campeones del mundo. Yo estaba tan bien, tan feliz, que creo que el corazón estaba perfecto. Y como estaba feliz, me pegó doble el alcohol, ja”.

En otro detalle, comentó que, en la emoción del momento, casi se olvida de Benjamin, su hijo. “Los chicos me querían llevar con ellos a Argentina. Me decían que me apure que se iba el avión y yo: ‘Dale, vamos. Presentemos el pasaporte, todo’. Me iba con la Selección y ahí me acordé que lo tenía a mi hijo en el departamento, no lo podía dejar tirado. Lo llame a Benja y le dije que iba para allá. Estaba tan cebado que me olvidé de todo, ja”, exclamó entre risas.

Por último, contó cómo fue el momento en el que tuvo en sus manos el trofeo del Mundial: “Es pesada che, como seis kilos. La tuve 15 minutos y me dolía el brazo después. La de la Europa League pesa 15 kilos, una locura. Y la de Champions, ocho. Esa nunca la tuve, pero bueno, levanté la Copa del Mundo”.

Historias PDC

A dos toques