Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Conmoción en el boxeo argentino: murió Sergio Víctor Palma

Tenía 65 años, luchaba contra el mal de Parkinson y había sufrido un ACV. Tenía un estilo propio arriba del ring y falleció en un hospital de Mar del Plata.

 

A los 65 años murió el excampeón de boxeo argentino Sergio Víctor Palma tras haberse contagiado de coronavirus y tras permanecer internado dos semanas, según confirmaron fuentes del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de Mar del Plata.

 

Palma había ingresado al Hospital Modular con complicaciones por su cuadro de Covid-19. Además, tenía antecedentes de un accidente cerebrovascular que le había dejado limitaciones motrices y un diagnóstico de Mal de Parkinson.

 

Junto a su compañera de vida, Orieta, batalló a las dificultades del día a día en una pequeña casa en Mar del Plata. “No puedo trabajar, no trabajo y eso me desorienta. El Parkinson no mata a nadie, pero dificulta el buen vivir. Mi salud se deteriora por un proceso neurodegenerativo que se da en las células negras que necesita el cuerpo humano. Por eso tomo dopamina sintética, para compensar esa carencia, pero tengo limitaciones en la estabilidad, en el habla y en la deglución”, le dijo el campeón argentino al periodista Walter Vargas, en una entrevista que publicó Télam en febrero de 2020.

 

Sergio Víctor Palma fue un campeón con estilo propio. Un boxeador con un sello muy particular. Se transformaba en un león arriba del ring. El 9 de agosto de 1980 este carismático chaqueño logró consagrarse campeón mundial supergallo (AMB) y de esta manera cumplir ese anhelo que venía buscando hace tiempo.

 

Tocaba la guitarra y era un lector apasionado, con vocación de comunicador y poeta con varias obras realizadas. Actuó en una novela (“Gunte de Barracas”, por ATC), grabó un larga duración (“Round de música y palabras”) y participó de programas de TV. Tiene en su haber una gran cantidad de frases que se le atribuyen -y demostraban su simplea-, como por ejemplo: “Cuando me consagré campeón del mundo y llegué al vestuario me pregunté: ¿Esto era todo?”.

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR: