A dos toques

Todo por la clasificación: Messi dejó alma, corazón y ¡un diente! en la cancha

El capitán argentino realizó un desgate, fue una de las grandes figuras del partido ante Países Bajos y jugó la recta final sin un diente a raíz de un golpe que recibió.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Fotos (La Voz del Interior)

Hizo y dejó todo en el campo de juego. Lionel Messi realizó un gran esfuerzo junto al resto de sus compañeros para que Argentina pudiera doblegar a Países Bajos en los cuartos de final del Mundial de Qatar.

Literalmente, se puso “la 10” y en la primera etapa, asistió perfectamente a Nahuel Molina para abrir el marcador. Ya en el complemento, marcó desde los 12 pasos y se tomó “revancha” del penal errado ante Polonia.

Sin embargo cuando el conjunto europeo igualó las acciones y llevó el partido al alargue, Messi puso corazón, dejó el alma y ¡hasta un diente! para que la “albiceleste” concretara el objetivo.

De tantos golpes que recibió, uno de ellos impactó en su boca y le costó la quebradura de uno de sus dientes frontales, uno de los llamados “incisivos”.

Se llaman incisivos a los dientes que más se ven cuando sonreímos, es decir, las cuatro piezas superiores e inferiores frontales que se sitúan en la parte central de la cavidad oral.

Historias PDC

A dos toques